miércoles, 16 de diciembre de 2009

Juventud Latinoamericana en el marco de la Décimo Quinta Conferencia de las Partes -COP15

Nosotros, las y los jóvenes presentes en la COP15 de la Convención Marco de Naciones Unidas
sobre Cambio Climático (CMNUCC), deseamos expresar a los Gobiernos de Latinoamérica nuestra posición referente a las negociaciones que se están llevando a cabo entre las Partes, reconociendo el riesgo de la no adopción de acuerdos legalmente vinculantes que aborden justa y efectivamente la crisis climática global, su financiamiento y sus repercusiones en el planeta y su población. En seguimiento a los esfuerzos desarrollados por los jóvenes en los diferentes países de la región y en base al Capítulo 25 de la Agenda 21, respecto a la inclusión de los jóvenes en los procesos de toma de decisiones.
Consideramos:
- Que las actuales negociaciones y respuestas al cambio climático desarrolladas tienen un papel
crucial, siempre y cuando logren compromisos reales de manera conjunta entre los Estados para
posibilitar el desarrollo de una vida digna, la conservación de la biodiversidad y de los recursos
naturales amenazados.
- Que la responsabilidad común pero diferenciada de los actuales impactos del cambio climático,
corresponde principalmente a los países desarrollados adheridos en el Anexo I del Protocolo de
Kioto. Consecuentemente, los compromisos financieros y las metas de reducción de emisiones en
relación a lo que han presentado, son insuficientes para abordar los problemas que se derivan del
cambio climático y sus efectos catastróficos en el mediano y largo plazo.
- Que debido al hecho que aproximadamente el 50% de las emisiones de CO2 mundiales
relacionadas a deforestación y degradación están en América Latina1, es crucial que se produzcan
generen resultados vinculantes en relación a un acuerdo sobre REDD.
- Que las concentraciones de gases de efecto invernadero son aceptables en un máximo seguro de
350 ppm de CO2 equivalente.
- Que los derechos; de los pueblos indígenas, afro-descendientes, de las mujeres y de todos los otros grupos vulnerables al cambio climático, no han tenido la integración necesaria dentro de los
procesos de negociación.
Por lo tanto, demandamos:
- Una posición conjunta de los países Latinoamericanos para la representación de nuestros intereses
conjuntos. Direccionado a la cooperación internacional en transferencia de tecnología, reducción
del riesgo y construcción de capacidades.
- La reducción de las emisiones de los países del Anexo 1 en al menos 45% para el año 2020 en
relación a 1990.
- Compromisos financieros estables, predecibles y suficientes, por los países del Anexo 1, a fin de
implementar los procesos de mitigación, reducción del riesgo de desastres y adaptación al cambio
climático en nuestros países en desarrollo, que sin ser causantes principales del problema, sufrirán los mayores impactos.
- El desarrollo de planes de adaptación con la inclusión de la sociedad civil en la formulación,
ejecución y evaluación de los mismos, con un enfoque ecosistémico a nivel regional de una manera articulada entre países.
- La gestión de mecanismos con inclusión de los pueblos indígenas y de las comunidades locales,
que se traduzcan en la participación activa del diseño de estrategias, políticas ambientales y la
propia implementación, especialmente en temas de REDD.
- El impulso a la construcción de capacidades a nivel local y nacional, permitiendo gradualmente a
los jóvenes, su participación en procesos de toma de decisiones, en las delegaciones oficiales e
instituciones relacionadas al cambio climático.
Reiteramos nuestro firme compromiso de contribuir con la ejecución de acciones propias de nuestro quehacer institucional y conjuntas con los gobiernos nacionales, a través de las cuales podamos aminorar los impactos negativos del cambio climático sobre las condiciones de vida de nuestras poblaciones y comunidades locales más vulnerables en Latinoamérica.
Los jóvenes latinoamericanos presentes en la COP 15, Copenhague – Dinamarca, en diciembre del 2009, elaboraron el presente documento durante el desarrollo de las negociaciones en el papel de observadores y lo firman, como miembros de sus organizaciones: